Recuerden que pueden encontrarme también en http://sonrisasdecamaleon.blogspot.com.es

Recordad leer antes de ir a dormir.

Recordad leer antes de ir a dormir.
Y si os gusta escribir, también.

Corre caballito de Marijose.-

sábado, 1 de noviembre de 2014

La Maleta Misteriosa

LA  MALETA   MISTERIOSA




Noelia y Javier se han levantado muy temprano esta mañana. Ayer agotados y nerviosos se durmieron muy tarde, estuvieron ayudando a sus papas con los preparativos para el viaje.
Que difícil elección, el jersey amarillo o el rojo, el pantalón con dibujos de piratas o el de trenecitos.
¡Jo! Yo quiero llevarme el puzzle de Mickey Mouse.- No cielo le dice mamá.-  donde vas no te hace falta, apenas tendrás tiempo libre.
¡Mamá! ¿No me aburriré? ¡No cielo!-  le dice Mamá.- Ya veras que divertido, cuando yo era pequeña deseaba que pasara el curso muy rápido para poder ir de campamento.
En la puerta estaban ya todos listos para salir. Papá miraba nervioso a un lado
y a otro.

La maleta, la mochila, el billete de avión. – ¡Vámonos ya!- Exclamó.
En el colegio habían dedicado parte de la mañana anterior a explicarles donde estaba el campamento, como iban a llegar allí, actividades y otros detalles importantes que ninguno debía olvidar.

El punto de encuentro era la mesa de información de las chaquetas verdes en la T4 del Aeropuerto de Madrid/Barajas.
Noelia  se restregaba los ojos, realmente era necesario madrugar tanto, le pregunto a su mamá.
Javier como si fuera un resorte, le dijo.- pareces tonta, ayer explico la maestra que debíamos llegar pronto, pues hay mucha gente que utiliza este medio de transporte y podríamos quedarnos sin asiento.
Eso no va pasar, ¿Verdad?- Papá.

Claro que no. Ahora debemos encontrar los mostradores de facturación de la compañía Iberia con destino a Santander.
Javier  desconcertado pregunto ¿Cómo sabremos donde ir?

Su madre intento explicarle que del techo colgaban unos carteles en los que estaba escrito el número de vuelo y el destino.
 ¡Uy! Donde va mi maleta.- exclama Noelia  con la boca abierta, contemplando
como desaparece de su vista.
La azafata le pregunta si prefiere asiento de ventanilla o de pasillo.
De ventanilla.- grita Noelia,  No quiero perderme nada de nada.
Pero mira que eres tonta .- le dice Javier.-  sólo se ven nubes y más nubes.
Nada de eso, tú si que eres tonto. Quiero ver las montañas y los ríos que hemos estudiado. Las casitas  pequeñas como mis juguetes desde el cielo. Además antes de aterrizar seguro que puedo ver el mar.
Noelia  se da la vuelta buscando un poco desconcertada su maleta, Mamá, ¿donde esta mi maleta?
Pues veras, acaba de comenzar un largo viaje junto con otras maletas.

Baja por un tobogán de esos que a vosotros os gustan tanto y recorren muchos kilómetros en unos laberintos hasta que llegan a la terminal donde esta estacionado nuestro avión.
Allí unos señores las recogen y en unos camiones pequeños son transportadas hasta el avión.

¿Y por que no podemos llevarlas nosotros? Veréis chicos, no hay sitio arriba en el avión para todos. 
Las maletas y las mascotas van en la bodega. Y nuestros asientos están justo encima de ellas.
¡Vaya! Exclamaron los dos niños a la vez.

Se dirigían a la sala de preembarque,  cuando nerviosos empiezan a gritar. ¡Ahí, mira! ¡Que guay! ¿Que es eso? Y justo en el momento en que sus padres se giraban a mirar, era engullida por la rampa.
Sin darles tiempo a reaccionar, echaron a correr,  y fueron a parar al tobogán gigante que su mama había mencionado.

Un poco asustados no podían dejar de reír, aquello giraba y giraba, ahora a la derecha, luego volvía a bajar para girar a la izquierda.
¡OH!  Javier agárrame fuerte, mira que empinado.
¡Pluf!, ¡Plaf!.  Y chocaron contra una hilera de maletas que esperaba ser embarcada en su vuelo.
Miraban a un lado, a otro, por encima, por detrás, nada de nada. ¿Donde podía estar?
Un ruido les sorprendió, un camión repleto de maletas marchaba hacía el avión de rayas color naranja.

 Allí, Noelia, va en  ese camión. Tenemos que alcanzarlo.
 Yo quiero verlo de cerca. Es enorme ¿Verdad? No es como el resto de las maletas ¿Qué será?

Que emocionante, es como en los dibujos, somos los detectives en busca de…. ¿Qué buscamos  Javier?

Calla, deja de decir tonterías y corre, o nunca podremos ver que es.

Con mucha cautela y después de una corta carrera se encaramaron en el camión, entre las maletas, ni siquiera se les podía ver.
Mientras en los mostradores de facturación, un revuelo atroz tenía lugar.
Los preocupados papás no sabían que hacer, Vaya situación.
Los Azafatas avisaron a la Guardia Civil y con ayuda de los perros comenzaron la búsqueda de los muchachos.
Unas puertas se abrieron  sobre sus pequeñas cabezas, sin saber como empujados con la maletas, se encontraron de repente en la tripa del avión. 

¡Uy! Que miedo Javier, ¿Dónde  estamos?
No seas tonta, papá nos explicó que las maletas y las mascotas viajan en la bodega. Pues si no me equivoco ahí estamos. En la bodega.

¡Ohhh!.  Pero esto se mueve, gritaron al unísono los niños. Estamos volando. ¿Será este nuestro avión? ¿Ahora que hacemos?
Ya sé, dijo Javier, muy dispuesto. Hemos llegado hasta aquí para encontrar esa misteriosa maleta ¿No?
Pues, manos a la obra.

Cuantas maletas y cajas hay. ¡Mira! Aquí hay un perrito, mira que pequeño es, está dormidito.

¡Jo!  Me estoy empezando a aburrir. Además tengo mucho sueño.  Los niños utilizaron como colchón una gran maleta de piel roja y después de un corto sueño….

Una sacudida los despertó, ¿Qué ocurre? Yo quiero volver a casa con Mamá.- Javier, tú que eres  tan listo. ¿Cómo volvemos?
Todo irá bien amiguita, ¡uy! otra  sacudida. ¿Qué pasa? ¿Nos vamos a caer?
No, yo creo que estamos aterrizando. Es el mismo movimiento que sale en las películas de aviones  que veo con papá.
Mientras la Guardia Civil había aconsejado a los papás se dividieran para buscar a los chicos, unos en el aeropuerto de origen “Madrid/Barajas” y otros en el de destino “Santander”.
Con más  miedo que vergüenza, los pequeños se dejaron bajar del avión ocultos entre las maletas, no sin llevarse algún que otro golpe.
El camión con muchos baches les condujo hasta la sala de desembarque, allí esperaban los viajeros que llegarán sus maletas.

Unos perros ladraron, habían olfateado algo raro, ¿que sería?

Javier y Noelia, sin  saber como estaban  girando en una especie de escalextri,  y ante sus  ojos…….
La gente perpleja murmuraba, algunos sonreían, ¿que estaba ocurriendo allí?

Los perros se abalanzaron sobre ellos, y los tumbaron en la cinta transportadora. 

No podían moverse.  Javier, que se escapa,  ahí se va nuestro misterio.

Javier tiro del rabo de  uno de los perros y hecho a correr.
Noelia le puso el asa de  una maleta en la boca al otro perro y enseguida le alcanzo.
Aquello daba vueltas y más vueltas. La gente chillaba. Javier,  creo haber escuchado a tu madre gritar.  No puede ser tonta. No saben donde estamos.

¡Por fin! Os cogí, exclamo uno de los guardias civiles del aeropuerto.
Les agarró con fuerza, uno en cada mano, y los condujo hasta la madre de Javier.  ¿Son estos sus hijos? Sí claro, exclamo contenta y sorprendida.
¡Menuda habéis liado! Sabéis que os podía haber pasado algo grave.- exclamo el Guardia.
¿Grave como qué?  No hemos hecho nada.

Papá, el tobogán era enorme y muy divertido, menuda galleta nos dimos contra las maletas.
Y no veas que baches en el camión. Contaba toda emocionada Noelia.
Pero Mamá dijo Javier, en tono disgustado. Nuestro misterio. Ya no esta. Nunca sabremos que era….


Unas ruedas de carrito portaequipajes sonaron tras ellos. Se giraron y allí
estaba. Se acercaron corriendo a la señora que portaba el carrito. Era una joven muchacha que no pudo evitar mostrar su mejor sonrisa cuando los niños se acercaron, riendo nerviosos.
La muchacha descubrió su misterioso equipaje.
Y lo toco para ellos.
Allí en medio de la sala de desembarque, en el aeropuerto de Santander, una linda melodía ponía fin a tanta intriga. Sus blancas y finas cuerdas hicieron callar toda la algarabía que existía en el lugar.      ¡Un Arpa! 



Autora: María José  Luque  Fernández.
Fotografías Internet. Si algún autor no estuviera de acuerdo, no tiene más que solicitar su retirada.